Moneda de cambio

El título de la página obedece a un post en el portal Yahoo! sobre un selfie nudista de la socialité Kim Kardashian (¿está bien dicha esa palabra?), artículo convenientemente puesto durante el Día Internacional de la Mujer (8 de Marzo), saliendo en defensa de ella. Dejo esta cita de la autora de la nota de Yahoo!, Jasmine Jones, sumamente importante porque será materia de discusión para los dos tópicos a tratar en este post.

Su cuerpo es básicamente su moneda – lo que ella haga con él es literalmente, su negocio. Algunas mujeres se sienten empoderadas al desnudarse, otras por protestar, pero nadie tiene moral suficiente para decir una a la otra qué hacer.

Los contrastes de la campaña #niunamenos.

Con ese antecedente me toca rajar el fiasco perucho en la campaña #niunamenos planeada para la próxima semana. Fiasco por los contrastes en sus auspiciadores, como ciertos medios que no tuvieron reparos en alojar columnas misóginas, o periodistas metidas en papelones como el SocialDay 2013, reclamando de forma tardía y no cuando sabía quienes eran sus competidores, acusados de hacer memes relativos a la violación de mujeres.

Fiasco por juntar a lo peor de lo peor en el caso, las ONG “feministas” (y sus partidos) involucradas en las esterilizaciones forzadas;  las cómplices del caviarismo misógino que “gestionó” Lima a inicios de la década, emitiendo ordenanzas contra otras mujeres en favor de una clandestinidad más agresiva; o cómplices del MININTER y migraciones, alentando sus abusos contra las meretrices y sobre todo las colombianas, como ocurrió con las batidas al Trocadero y el 69 en los dos últimos años. Ni siquiera un caso muy reciente en Surquillo las hizo hablar.

La campaña se desmoronó muy pronto, evidenciando su mayor contraste cuando la ex pornstar, escritora y hoy DJ, Sasha Grey, se sumó de forma simbólica a dicha campaña.

Fácil de entender, las femitalibanes peruchas han usado el cuco de la trata y el machismo para estigmatizar el antiguo trabajo de Sasha, hasta ahora lo hacen pese a tener a una “ex bitch” ahora en sus filas, que sigue usando su pasado porno como jale para otros rubros.

69725305

No es despreciable decir que en Argentina donde nació esta campaña, las asociaciones de meretrices como Ammar también lanzaron los dardos contra dicho contraste.

Esa famosa moneda de cambio.

Ahora la “Kardashian way” en acción. Cuando Sasha Grey se presentó como DJ hace poco (veo que le fue a media caña) casi todos prestaron atención a su pasado porno antes que su actual rol. Eso viéndolo desde una perspectiva positiva, fue un jale para su presentación en Lima, pese a tratarse de un rubro radicalmente diferente.

Esa no solo es la moneda de cambio que muchos vieron con mal ojo cuando critiqué la postura represora de La Mula contra una entrevista en Radio Capital, también es una muestra que ser pornstar o puta merecería ser parte del currículum en lugar de ser un estigma, como actualmente califican conservadores y femitalibanes por igual. Trabajo es trabajo y por ende tendría que ser digno, el extremismo ideológico impide verlo así.

Al contrario de lo que ellos imponen, comprender el costo de estar con alguien (sobre todo llevarl@ a la cama) es entender la realidad material de una relación humana, hasta dónde podemos llegar por el interés en alguien, los detalles con los que nos acercamos a alguien. Y es por el contrario, la no comprensión de ese costo, la que nos lleva a la locura (incluyendo feminicidios por esa horrenda sensación de posesión que de pronto se pierde).

Afortunadamente, la entrevista  de Radio Capital denunciada por La Mula menciona ese detalle (menos mal que se portó bonito aquí, porque el Dr. Angulo en TV es un huevón más). Por eso ridiculicé la postura inquisidora de los pezuñentos.

Esa moneda de cambio (II)

Un antecedente tan simpático como el de Sasha fue de la ex meretriz brasileña Vanessa de Oliveira, quien hasta salió semidesnuda en la Plaza Mayor para hacer propaganda. Para ese momento, Vanessa ya era conocida por documentar su experiencia como meretriz en tres libros y en el 2012 hasta llevó esa experiencia al marketing para una conferencia de la Cámara de Comercio de Lima.

Torrentfreak hizo una reseña de ese contexto, en una singular analogía con la lucha antipiratería al criticar la rigidez del lobby del copyright: ella creó su propio mercado, moviendo su experiencia como prostituta a otra parte, como la conferencia señalada. Y esto es lo que guarda en común con Sasha Grey, como nadie le quita lo bailado aprovechó eso para mostrar que tiene otra cualidad.

NdR: En el viejo blog dejé un análisis en castellano del caso de Vanessa ante la mala comprensión por parte de otros medios, para que no se incomoden con un traductor.

Pero pero pero pero…

Un poco de autocrítica antes de seguir. ¿Qué hay de las que lanzaron clips musicales y recibieron a cambio pedidos de “cúanto la hora” porque concluimos que (aún) no tienen mejor talento que andar calatas? Entiendo que el sexismo es fuerte en el perú y entiendo también que hay que poner las cosas en su sitio (lo que es puterío en su lado, otras artes en otro), como he visto de pocas modelos que se dedican a esto públicamente.

Pero tampoco se trata de mover forzosamente ese morbo hacia el otro lado. Sasha y Vanessa no lo hicieron, tomaron una transición que respetaba ambos rubros, el nuevo y el viejo. Por ejemplo, Sasha recién estaba saliendo del porno cuando auspició campañas de lectura en los EEUU y el mercado de Vanessa con sus libros sobre su experiencia puteril fue inicialmente el femenino, lo cual tiene sentido por la postura de la misma Vanessa, como se puede leer en esta entrevista y su web oficial (en portugués).

Si comprendiéramos esto nos ahorraríamos lágrimas de cocodrilo en las noticias faranduleras: Mujeres que se golpean el pecho por un vídeo “filtrado” mientras suben sus bonos en un reality, o bataclanas que “lloran” cuando mostraron (injustamente) su rating de atención (ojo, el tema de la violación de intimidad no lo trato por ahora). Y hay una en particular que debe comprender esto en lugar de ponerse en ese plan, cuando es archiconocida su experiencia en este rubro desde sus inicios.

No quiere decir esto que se deba quedar en un “serás puta”, menos en un contexto donde se presiona contra ellas. Se debe dejar de ver esa palabrita como un estigma y estos dos ejemplos internacionales que llegaron al perú así lo muestran, usando sus encantos en un rubro para transformarlo en otro.

En pocas palabras, se trata de hacer respetar su trabajo, solo así se acabarán los prejuicios cuando se quiera mover a otro.

Anuncios
Moneda de cambio