¿Y Quién diablos te paga? (II)

 

jelly-417788_640

Imagen: Pixabay (Dominio Público) https://pixabay.com/es/jalea-mermelada-de-melocotón-canning-417788/
(pongo esto por no poner la cara de Ocram, para que luego me dé un minuto para quitarla y luego se achore con WordPress)

En la columna anterior vimos dos casos, con la operadora gringa T-Mobile y con OSIPTEL, donde los destapes terminan lanzando furibundos ataques y hasta preguntas contradictorias como el usual “¿Y a usted quién diablos le paga para joder?”. Contradictorio porque viene de entidades que andan muy relacionadas con las pendejadas que sufren los usuarios.

Esta es una pequeña parte del problema, el resto viene del “mermeleo con factura” en muchos lados, incluyendo de entidades que deberían regular a sus defendidos, como vimos en el caso de OSIPTEL cuando Gonzalo Ruiz defendió la renovación de Telefónica Móviles. Y este se ha extendido en muchos rubros.

El mermeleo con o sin factura es mermeleo (tl;dr).

En La Mula dejé un resumen de esa incidencia el año pasado, cuando la defensa a Marco Sifuentes (aka Ocram) por haber dado consultorías para el Estado y que fueron BORRADAS del portal del Ministerio de Educación, hizo que la caca con ventilador cayera sobre media farándula .pe, ni la Red Científica Peruana (RCP) ni César Hildebrandt se salvaron. Notables son las compilaciones por parte de Spacio Libre (quien por defenderlo embarró a muchos) y Gran Combo Club, ambas con intenciones muy opuestas entre sí. Mención honrosa para este control de daños en altavoz.pe.

Este memorex sirve para recordar que el barro de otro mermelero como él, Phillip Butters, fue lastimosamente VERDAD. Lo peor de todo, motivó la “censura chavistoide” por parte de la SNRTV, multando al grupo RPP, todo un contraste con lo que hablaron de Ecuador sobre su ley de telecomunicaciones (solo porque el estado se pone en el mismo lugar que ellos); o lo ocurrido con un pata de Sifuentes, José Alejandro Godoy, a quien canearon por recordar algunas cosas juzgadas de un ex funcionario con anticuchos.

Esto dice mucho de las posturas en internet de varios “periodistas” y notoria es la postura de la RCP festejando la medida (la RCP es dueña del útero de marita). Sabiendo que ese compilatorio que hice está en un medio de la RCP y por ende, corre peligro de muerte, reescribo todo aquí.

NdR: para quienes vienen de afuera, el peruanismo anticucho (antecedente) lo van a ver a lo largo del blog por buen tiempo, referencias aquí.

¿Cómo el mermeleo con factura debilita la lucha por internet en el perú?

En la defensa a Sifuentes se ven tres amenazas a internet aplicadas, el “derecho al olvido” (borrando una evidencia de algo que los aliados de Sifuentes pusieron como “normal”), la censura condicionada (sea esta privada o estatal) y claro, el cherry como algo que no deba ser discutido, cuando es gran parte del problema contra la red. Esto extenderé más adelante.

Que esto sirva también para mostrar la doble cara de muchos que acompañaron a Verónika Mendoza en su sordera intencional sobre las trabas legales para conocer las negociaciones del Transpacífico y ahora usan el campamento dado en el 2013 para decir que “participaron”, cuando la oposición política a él es inexistente e innecesaria a la vez gracias a esa complicidad.

Lo bueno es que este remake no es un copypaste, hay mucho por hablar y enlazar al respecto. El año pasado, la RCP mediante La Mula hizo cherry a los despilfarros en el Ministerio de Educación reiteradas veces, al punto que parece un chupo más de la agencia Andina. Con o sin factura, no es coincidencia que un mermelero defienda a otro y ambos tengan el mismo “cliente”. La RCP también está en la lista.

Eso más el cherry al partido de Hillary Clinton (el cherry es tal que callaron sobre su postura pro chuponeo en los EEUU), muestra ese condicionamiento hacia la censura característico de los “ismos” en la izquierda caviar (o “izquierda USAID” como comienzan a llamarlos).

Pero tampoco es desinteresado ese apoyo. Una de las alas del gobierno gringo es Transparency International (al respecto Sur Editorial dejó un extenso post), quien colaboró con la RCP en el infame informe GISWatch del 2012. Este anticucho lo comento siempre porque muestra el nivel de la mermelada de nuestra farándula .pe: CERO críticas al perú en dicho informe teniendo anticuchos del momento como la Ley Bedoya (aka ley mordaza) o la Ley Beingolea, ambas, propuestas del PPC.

Y todo esto afecta la lucha por internet en el perú. El silencio cómplice, el chilling effect en muchos temas coincide con la gran falta de stakeholders en temas críticos como la neutralidad de la red, educación y libertad de expresión; o en contraste, el exceso de humo que proviene de discursos superficiales sobre “innovación” y el cherry a otros mermeleros que deberían ser puestos en el banquillo (aunque le quemen los cuernos) por lo que hacen contra los internautas en el perú. Esta lucha entre mermeleros por mantener su rol, es tan solo una explicación.

Esto reitera la moraleja que doy en estos casos, no espere caudillos (por eso ni presto atención a las elecciones), usted mismo manifiéstese y deje en ridículo a esos fariseos digitales y mermeleros. Si estas cosas aún no causan víctimas mortales como ya pasó en los EEUU (recuerden lo de Aaron Swartz), es porque internet aún no tiene relevancia en el perú (y claro, eso ha sido condicionado por más de dos décadas de lobby).

NdR: Todavía falta recordar el cherry a Telefónica (como dicen en el útero, [SPONSOR]) y otras entidades por parte de estos “periodistas”, así como otros fails relacionados. Por ejemplo, un columnista de Techdirt recibió bullying por ponerse a favor de la filantropía de las compañías tecnológicas para luego ver el fiasco de la campaña de Facebook queriendo salvar su siniestro plan Free Basics en la India, luego que revelaran sus intenciones en ese país. Veré como compilo eso en otros artículos, tan solo la RCP y el #Ocramgate muestran nexos enredados y por eso me limito a ello.

También falta tocar a otros mermeleros con factura, como la “buena nota” del perú dada por una AGENCIA DE MARKETING (con eso digo TODO), resaltando ese calificativo en lugar de brindar un control de daños. O las premiaciones al perú dadas por entidades involucradas en calificaciones truchas, como Skytrax (quien viene premiando al aeropuerto Jorge Chavez cada año pese a la coladera del narcotráfico y los robos).

Y sobre Ocram, medio mundo le ha tirado dedo por mermelero (fuentes aquí, allá, más allá y la mía, acá), pero no fue hasta el #Ocramgate cuando comenzaron las represalias. Menos mal que Smash y Mox no le pararon bola cuando intentó pulsearlos en sus días de ATV+

 

Anuncios
¿Y Quién diablos te paga? (II)

3 comentarios en “¿Y Quién diablos te paga? (II)

Huevea

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s